mondragon.edu > komunitatea
2016/06/22

Congreso 2016 de MONDRAGON

2016Tal como se recoge en el último número de la revista TU Lankide, este próximo 20 de julio tendrá lugar el congreso cooperativo, máximo órgano institucional de la Corporación MONDRAGON. Nos ha parecido conveniente reflejar aquí los principales temas que se van a abordar, en la medida en que guardan relación con buena parte de los contenidos que hemos ido abordando en el máster.

En primer lugar se pretende dar un nuevo impulso a la vivencia de los valores cooperativos. En concreto se quiere reforzar el sentido y la práctica de los siguientes: (auto)exigencia y (co)responsabilidad, solidaridad responsable, intercooperación y transformación social. Respecto a este último se destaca la idea de “legado”, de dejar a las generaciones futuras “un proyecto empresarial mejorado que redunde en el progreso del entorno, de la sociedad y del conjunto del país”.

Por otra parte el congreso propondrá una evolución del modelo organizativo, reconociendo su diversidad interna y basándolo en estos ejes:

  • Proyectos tractores, con una dimensión, orientación estratégica y recursos que hace que puedan tener mayor autonomía y que se acompañan de otros a potenciar y transformar con la idea de que se transformen en también en tractores.
  • Redes de estructuración comarcal, una posibilidad que se ofrece a cooperativas que deseen mayor vínculo con entre ellas y con su entorno geográfico cercano.
  • Estructura orgánica, que continuará formada por el congreso, la comisión permanente, el consejo general y el consejo industrial.
  • Promoción de nuevas actividades, con la idea de generar un ecosistema que actúe de catalizador de las diferentes iniciativas y que contribuye a regenerar el emprendizaje cooperativo.

En cuanto al enfoque sectorial, la Corporación MONDRAGON se estructura en torno a estos grandes proyectos:

  1. Distribución
  2. Financiero
  3. Elevación
  4. Bienes de equipo
  5. Ulma
  6. Automoción
  7. Ingeniería y servicios
  8. Componentes
  9. Equipamiento y construcción

Para un siguiente post dejamos las dos ponencias que se presentarán en el congreso: la intercooperación financiera y las estrategias de futuro.

2016/06/15

Imagina el futuro… desde MONDRAGON

MONDRAGON Imagina Futuro

Nos hacemos eco en este blog de una jornada que tuvo lugar este lunes pasado en el Museo Guggenheim en Bilbao: MONDRAGON Etorkizuna Irudikatzen – Imagina el futuro. ¿Por qué? Pues sirve con copiar lo que se puede leer en su presentación:

En MONDRAGON pensamos en el futuro. Un futuro en el que la innovación, la promoción de nuevos negocios, las personas y su talento son imprescindibles para seguir transformando nuestra sociedad.
Queremos compartir contigo algunos de los proyectos de futuro de MONDRAGON y las oportunidades que estos pueden representar para ti. Contártelo en directo y que formes parte de nuestro futuro.

El caso es que han seleccionado dos líneas para mirar al futuro: smart cities y fabricación avanzada. Más allá de los tradicionales asuntos domésticos ligados al cooperativismo, la mirada al frente tiene que ver con una idea evolucionada de convivencia, la de las ciudades inteligentes,  y con una nueva manera de pensar en la manufactura integrando capacidades de lo digital y de lo físico en lo que hoy en día se denomina industria 4.0 y que supone una estrategia declarada por parte del Gobierno Vasco para nuestro tejido productivo.

Son ejercicios sanos estos de abrir el futuro a quien quiera participar de él. La jornada estuvo abierta a quien quisiera compartir reflexión. Solo hacía falta rellenar un formulario y ya se podía pasar por el evento. La presencia hoy de MONDRAGON pasa también por ocupar espacio en el entorno de Bilbao, donde Mondragon Unibertsitatea cuenta ya con una sede estable a través de Bilbao Berrikuntza Faktoria. El principio de universalidad del cooperativismo hoy necesita una reinterpretación a la luz del futuro y esta jornada formaba parte de ese deseo.

Nuestro máster sigue avanzando en materia de participación, con la tercera de las unidades didácticas dedicadas a ello. La sociedad en general y los stakeholders en particular (tal como se denomina a esos grupos de interés amplios que también forman parte del compromiso de las empresas actuales) necesitan información y transparencia por parte de las instituciones. El cooperativismo a través de sus empresas, su universidad y sus centros tecnológicos tiene que relanzar un diálogo global donde exponga su particular manera de entender la empresa social. En ello parece que se está. Bienvenidas este tipo de jornadas.

Más información a través de lo publicado en Twitter durante la jornada con el hashtag #MondragonFuture y en el propio sitio del evento.

2016/06/8

El punto justo de formalización

BurocraciaSeguimos reflexionando sobre estructuras organizativas y en estos asuntos no hay como recurrir a uno de los clásicos: Henry Mintzberg. Su libro La estructuración de las organizaciones es todo un clásico que muchos cogimos como libro de cabecera en su día para entender de qué iba todo esto. Fue él el que hablo de cinco partes fundamentales en la organización: el ápice estratégico, el núcleo de operaciones, las líneas medias, la tecnoestructura y el staff de apoyo. Lo dicho, un clásico al que hay que leer para coger cultura básica.

Mintzberg también ha escrito mucho sobre la forma en que establecer las coordinaciones dentro de una organización. Plantea, entre otras posibilidades, la de formalizar procesos. Se trata de documentar la manera en la que algo debe hacerse. Es un pilar básico por cuanto busca estandarizar lo que se sabe, esto es, que una operación se repita tal como debe hacerse para que el resultado final sea fiable y de la calidad requerida.

La formalización ha traído consigo toda una manera de entender la gestión. Es el mundo de la calidad, de los procedimientos, de las auditorías. Es también el mundo del rigor, de la robustez de los procesos. En su momento Japón era quien representaba esta filosofía de la mejor forma posible: procesos analizados en todo detalle para aportar valor mediante actividades que los operarios sabían hacer y a las que debían prestar atención para identificar posibles mejoras.

Sin embargo, el sistema encerraba una cierta perversión en tanto se formalizara en exceso. Por una parte, era la semilla de una posible burocratización: las cosas se hacen así porque lo dice “el sistema”. Y hay que hacerlo siguiendo esos pasos en concreto, no otros mediante los cuales quizá llegáramos al mismo final. Además, formalizar puede desconectar a la persona de su trabajo. Todo está tan pautado que no hace falta pensar. Alguien entra al trabajo, se levanta la tapa de los sesos y deja su cerebro en la taquilla. No le hará falta en sus ocho horas de trabajo. Todo está pautado.

¿Dónde situar la dosis justa de formalización? Parece que sí o sí, es necesaria en cierto grado, pero ¿hasta dónde? La pregunta del millón 😉

2016/06/1

De estructuras organizativas, participación y terremotos

flexibilidadMañana día 2 de junio comenzamos una unidad didáctica sobre las estructuras organizativas más adecuadas para las empresas de hoy en día. Parece lógica la deducción de que no hay una óptima, que sea válida de forma universal. Hay que mirar factores internos y externos para configurar aquella estructura que mejor facilite conseguir los retos estratégicos… pero que también contribuya a que lo operativo fluya de forma ágil.

Son toneladas de textos los que hablan sobre organización. Hay manuales para todos los gustos. A veces cabe considerar qué pasaría si se dejara en manos de las circunstancias la organización. Porque el esfuerzo de buscar la ideal tiene el problema de que con la celeridad de los cambios, puede que se vuelva caduca casi antes de nacer. Sí, hay que moverse con rapidez, y eso cuestiona la creación de estructuras sólidas. Las ideas de Zygmunt Bauman de nuevo sobrevuelan este texto. Entonces, ¿abrazamos el mundo líquido?

Quizá se pueda aprender de cómo son las estructuras de los edificios en territorios sometidos a una fuerte sismicidad. Frente a las estructuras de hormigón, la madera aparece por ejemplo como un recurso interesante. Y también la idea modular y el uso de uniones que aguanten ciertos movimientos de las diferentes partes que componen el conjunto. Cuando ahí fuera aprieta el terremoto nada peor que pensar que una estructura monolítica lo aguantará. Hay que echarle imaginación y buscar cómo tolerar ese movimiento. Hasta hay quien piensa en hacer levitar a una casa 😉

¿Y nuestras cooperativas? ¿Cómo suelen organizarse? La teoría pregunta por funciones, por mercados, por productos, por proyectos, por territorios… Son un buen número de variables que dan lugar a una combinatoria amplia. Porque además hay que mirar a la dimensión societaria que propone otra estructura organizativa prácticamente “fija”. ¿Es coherente con los tiempos actuales? ¿Hay que imaginar también otro tipo de organización para que las cooperativas sean participativas no solo en la teoría sino también en la práctica?

Buscando información sobre sistemas para dotar de mayor resistencia a los pilares de hormigón o de madera frente a terremotos, hemos encontrado un curioso recurso: ¡vendarlos con tiras adhesivas! Jugando con el símil, ¿hay que aplicar algún vendaje a la arquitectura de las cooperativas para que soporte mejor sus principios y valores? Parece demostrado que los pilares vendados “pueden resistir 16 toneladas de fuerza por 4 mm de capa, pero con la elasticidad suficiente como para absorber la energía y evitar el agrietamiento peligroso del pilar”. Fíjate en la idea de fondo:

Shunichi Igarashi se sintió tan devastado por esta tragedia [se refiere a un terremoto, claro está] que permaneció encerrado en su habitación de hotel durante días. Entonces, una mañana, comenzó a sentir un terremoto. Cuando se estaba preparando para protegerse, vio una columna delante de él que estaba temblando, pero sin daños por los temblores. Estaba envuelta en una venda blanca. Luego, se despertó de su sueño.

Su primer pensamiento fue que el hormigón armado es como un cuerpo. Las barras de hierro de su interior son como el esqueleto y el hormigón es como la carne. En conjunto, son fuertes; pero si uno de ellos comienza a fallar entonces la estructura se deshace rápidamente.

En ese sentido vendar los pilares en un edificio sería igual a que un superhombre abrazara con sus brazos, con sus piernas, con su propia piel estos pilares.

Imaginación, imaginación nos hace falta.