La transformación digital de la economía


Ayer asistí a un acto celebrado por  el Banco de Santander y Cinco Días sobre “La transformación digital de la economía”. El ponente principal fue Antón Pradera, presidente de CIE Automotive, habiendo tomado también parte en el acto Alberto García Erauskin, José Mª Guibert, Adolfo Ramírez y Agustín J. Sáenz.

Pradera insistió en la amplitud del concepto, y de que es necesario que las empresas asuman cuanto antes la importancia de lo “digital” para el desarrollo de sus Modelos de Negocio. En todo caso, no es un concepto nuevo. La economía digital lleva tiempo entre nosotros, eso sí, con diferente fortuna para distintas empresas. En esto también es clave el “entrar en el momento adecuado”.

jornada

De manera global trasladó la idea de la “tranversalidad” que permite la economía digital (“todos los procesos se van a digitalizar, y todas las empresas van a poder hacer de todo”). Las “fronteras” entre empresas van a ir cayendo poco a poco. Las entidades financieras van a competir con las empresas tecnológicas, y con las de telecomunicaciones y …

Así mismo incidió en las oportunidades/riesgos que lo “digital” conlleva para la reputación de las empresas. Este aspecto, que siempre ha sido importante, se convierte ahora en fundamental.

A continuación profundizó en lo que él más conoce, el ámbito industrial, y trasladó la idea de que en el “Manufacturing 4.0” , todos los procesos industriales se van a desarrollar “on line”. Para ello va a ser necesario un fuerte desarrollo de la “sensórica”, van a existir “sensores” para medir todo tipo de indicadores, y será necesario el correlacionar los mismos para sacar conclusiones y actuar. En el desarrollo de la industria de los sensores Prádera ve una gran oportunidad para las empresas vascas.

Los principales resultados de todo ello se concretarán inicialmente en una reducción de consumos (energéticos, de agua…), y mejoras en la calidad, que permitirán producir de acuerdo a la demanda real. Las empresas ajustarán sus modelos productivos a los ritmos de la demanda. Algo parecido a lo que Thomas Freedman ya nos contaba en su libro La Tierra es Plana. Y más a largo plazo, contribuirá al desarrollo de una verdadera “economía circular”.

Para todo ello será necesario la utilización de ingentes cantidades de información por medio de la big data, y crear nuevos Modelos de Negocio que permitan a las empresas sacar todo el partido posible a estos nuevos desarrollos. La “propuesta de valor”, la “ventaja competitiva” no vendrá por la instalación de “sensores”, sino por cómo explotemos la información que vayamos obteniendo. En este caso también será importante, como plantea Porter en el análisis de la “Cadena de Valor”, diferenciar entre actividades primarias y actividades secundarias.

En el debate que se desarrolló a continuación de la ponencia, y en la que intervinieron también el resto de invitados, surgieron ideas interesantes. Señalo alguna de ellas:

  • La cuestión no es si analógico O digital, sino analógico Y digital;
  • Será clave conseguir la confianza de los consumidores;
  • No hay un modelo para la transformación digital, hay distintas opciones;
  • No hay que esperar para que llegue, ya ha llegado;
  • Habrá que solucionar múltiples problemas legales: de quién son los datos, dónde están…;
  • La “seguridad” se convierte en un problema crítico;

Fue una jornada interesante.

+ No hay comentarios

Añade el tuyo