La estetización del mundo, un libro de Lipovetsky y Serroy


Gilles Lipovetsky es un filósofo y sociólogo francés a quien muchos consideran referente para entender lo que se ha venido en llamar postmodernidad o, como gusta de matizar él mismo en su último libro, hipermodernidad. El libro en cuestión es La estetización del mundo y lo ha publicado junto a Jean Serroy. Lo traemos aquí como lectura muy útil para comprender los fenómenos del hiperconsumo y de la moda en su más amplio sentido en tanto caracterizan a nuestra sociedad contemporánea.

Los autores emplean el término capitalismo artístico para referirse a la etapa actual del capitalismo global en el que son las experiencias, las emociones, lo sensorial y lo estético lo que sirven para vender. El producto queda de alguna forma superado por todo un conjunto de prestaciones que lo rodean y que tienen que ver con su embellecimiento a fin de superar las defensas del consumidor.

Por supuesto que el escenario se muestra repleto de contradicciones y paradojas. El capitalismo artístico se presenta en términos ambivalentes: como motor de desarrollo y a la vez como vehículo de un cierto empobrecimiento cultural. El consumidor de masas actual es asaltado por mensajes llenos de sensibilidad para traspasar su primera capa: la atención. Hay que impactar y llegar allá dentro de su corazón para movilizar su energía. Un juego complejo y a la vez apasionante.

Pero es que además, en el periodo del capitalismo artístico los prosumidores coproducen los mensajes. Las marcas se funden en una comunicación global con las tribus que se identifican con ellas. El mensaje surge desde el centro y también desde la periferia. Ambas terminan por fundirse en una lujuria de comunicación mediática global. Y las redes sociales en Internet, a las que dedica unas páginas, se convierten en un perfecto vehículo para impulsar este viraje hacia lo emocional (p. 314):

En la situación actual, son mis gustos, mis reacciones emocionales, mis juicios de valor los que mejor expresan mi identidad concreta, es eso lo que me posiciona junto a los demás: es a mí a quien le gusta eso, a quien no le gusta, a quien ya no le gusta. No “pienso luego soy”, sino soy lo que me gusta, lo que me satisface aquí y ahora. Es una identidad de tipo estético, emocional y pasajera la que triunfa en Facebook.

En resumen, un libro muy recomendable para comprender las dinámicas que hoy rodean a la sociedad de consumo.

Hay 2 comentarios

Añade el tuyo
  1. 1
    Juanjo Brizuela

    Pues con muchas ganas de leerlo porque estos puntos de vista de cómo nos comportamos son lo que están haciendo semejantes cambios como personas. No sabemos si primero han sido las personas y con ella la tecnología, o al revés… tengo mis ciertas dudas… igual este libro me ayuda a encontrar la respuesta a tan semejante pregunta

    • 2
      jiturbe

      A mí me ha encantado, aunque pueda discrepar de algunas cosas. De todas formas, es de mis autores favoritos, así que no creo que sea imparcial 🙂

Hay 1 comentario