Mirando al futuro: empleo, mujeres, ingeniería, inteligencia artificial y eco-tecnologías industriales.


Es sabido que a nosotros nos preocupa el medio ambiente, pero no es lo único que nos preocupa. Hoy queremos hablar de un tema presente en la sociedad, del que no se habla demasiado, pero que (parece) generará grandes problemas (también medioambientales): el cambio que trae la inteligencia artificial. Y que va a afectar de lleno a las tecnologías industriales.

Apenas se comenta en periódicos, televisiones o comunicados gubernamentales, mayormente porque no saben mucho del asunto; nosotros, a pesar de que tampoco sepamos demasiado, sí que tenemos la preocupación.

Y es que muchas empresas nos lo dicen: “en el futuro diseñaremos algo en 3D en nuestros ordenadores, se lo pasaré a una máquina y ésta lo fabricará. Tendrá el conocimiento necesario para hacerlo de forma independiente. Me da igual si hablamos de un torno, de impresión 3D, de inyección de plástico o de lo que sea, en la mayoría de las tecnologías sucederá eso. No sabemos cuándo, pero sucederá.” Esto no nos lo han dicho en Silicon Valley, no, sino en Euskadi.

Esto acarreará la pérdida de puestos de trabajo. También la creación de nuevos, pero estos no serán tan numerosos como los que desaparecerán.

¿Habéis escuchado esas “ideas locas” que se escuchan últimamente, tales como que los robots tendrán que cotizar a la seguridad social? ¿O la renta universal? ¿O el coche autónomo que hará desaparecer a los taxistas? De ahí surgen estos temas. Y no se trata de comentarios vertidos por políticos, no: la clase política no está mirando a esto, y es posible que sea tarde para cuando se pongan a ello.

¿Está la sociedad preparada para este cambio? No parece que así sea. Y no hablamos sólo de políticos.

Tras observar los datos de empleo en Euskadi de lo que va de año, hemos encontrado cosas curiosas: en lo que a salario se refiere, cada vez es mayor el salto entre los puestos de trabajo bien cualificados (incluyendo las ingenierías) y los de nivel técnico bajo. La media da un buen resultado, pero los promedios esconden muchas cosas. ¿Acaso es un síntoma de lo que viene? ¿Acaso ante la inminente automatización de muchos puestos de trabajo, estos ya están siendo peor remunerados? Nos dicen que la economía se está “recuperando”, pero no está claro que así sea: simplemente parece que esa brecha se agranda, poco más.

A ello hay que sumarle otro dato: la presencia de la mujer en las ingenierías no es muy alta. En el estado español ronda el 18% de acuerdo con los últimos datos. En nuestro grado de Eco-tecnologías industriales ha sido mayor en algunos años (rondando el 33% y el 40%), pero no es una tendencia clara. Y si las mujeres no acceden a esos puestos de trabajo de clase alta, y la inteligencia artificial acapara otros muchos, ¿cuál será la situación laboral de la mujer en este escenario futuro? De acuerdo, hay otras áreas en las que la mujer es mayoría, pero no olvidemos que la inteligencia artificial amenaza con abarcarlo todo: salud, administración, construcción o taxis.

Puede que sólo queden puestos de trabajo para aquellos que están detrás de la inteligencia artificial (o encima). Puestos bien remunerados.

¿Qué hacer ante ello? No tenemos una respuesta mágica, pero parece que estudiar ingeniería puede ser una buena opción a día de hoy. Por si las moscas.

O tal vez nos equivocamos y no pasará nada de lo aquí dicho. Pero estar preparado para ello no está de más. En ello andamos.

 

+ No hay comentarios

Añade el tuyo