Un año sin usar el coche… ¡y todavía no he salvado el planeta!


Este artículo tiene nombre propio: voy a contar mi experiencia (Angel). He pasado un año viniendo a trabajar usando el tren y la bici en lugar del coche; algún que otro día he venido en coche, pero no han sido demasiadas veces. He andado muy contento sin coche, y por el camino he llegado a algunas conclusiones. Aquí las dejo.

Ecológico sí, ¿pero cuánto?

Como (“buen”) ingeniero, empiezo echando unos números. En mi caso partiré de estos datos, tomando todos los redondeos en contra de la causa ecológica:

  • 40 semanas de trabajo al año, festivos y otros incluidos. Es decir, unos 200 días. Supondré que he usado el coche la mitad de los días (han sido muchos menos, pero redondeemos).
  • 40 kilómetros en el viaje de ida y vuelta al día, es decir, supondré que me he ahorrado 4000 kilómetros al año.
  • Mi coche consume 4,0 litros en una situación “normal”; hubiese necesitado 160 litros para hacer 4000 kilómetros.

En el caso ideal, en el de mínima contaminación posible, le he ahorrado a la atmósfera esto:

CO2: 452 kg,

NOx: 0.85 kg

CO: 0.95 kg

Otras partículas: 0.22 kg

Y eso, ¿es mucho o poco?

Los que conocéis mi coche ya sabéis que está un poco viejito: tiene pinta de ser una vieja caja de zapatos (pero es muy majo). Por ello, voy a redondear un poco los datos para arriba: contaminará más ahora que cuando era nuevo. Analicemos cada dato por separado, es decir: una tonelada de CO2, 2 kg de NOx y 2 kg CO, ¿eso es mucho o poco?

  • He ahorrado a la atmósfera media tonelada de CO2. Para poder hacer la comparación, he aquí un dato: cada árbol, por lo general, absorbe entre 20 y 50 toneladas de CO2 al año.
  • He ahorrado 1 kg de NOx. El cálculo del impacto de éste no es tan sencillo: el nivel de contaminación lo da la concentración, en g/m3. A partir de 100 ppm puede provocar la muerte. en el caso de mi coche, y sin renovación de aire, eso lo conseguiría un tráfico de 1000 vehículos.
  • En el caso del CO, los estudios dicen que te puede matar una concentración de 50 ppm durante 8 horas, o 4000 ppm durante una hora. A partir de 1500 ppm es peligroso para la salud (por ejemplo, se puede perder el conocimiento con esa concentración). Esto se conseguiría con 10.000 vehículos como el mío. ¡Cuidado! En ciudades como Bilbao, por ejemplo, se estima que circulan unos 100.000 vehículos al día.

Mi opinión: no es mucho lo que he ahorrado… según cómo se mire. Y es que a menudo no se trata sólo de cuánto contaminamos sino de dónde lo hacemos: es muy peligroso emitir partículas en zonas en las que no se pueden absorber. Medio tonelada de CO2 no es mucho… salvo si la emites íntegramente en una ciudad.

Dinero

¿He ahorrado dinero haciendo esto? Moverme en transporte público me cuesta unos 40 o 50 euros mensuales. Hacerlo en coche es parecido, unos 60 o 70.

Se da una paradoja: en Guipuzcoa está subvencionado el uso de las autopistas pero no tanto el del transporte público, y por eso no sale tan rentable. Sólo sumando seguro y mantenimiento del vehículo se empieza a ver algo de diferencia, pero sigue sin ser algo exagerado.

Tiempo

“¡Al menos habrás ahorrado tiempo!” me dicen algunos. Pues tampoco… pero sí. A ver si me explico:

  • En coche necesito 20 minutos para ir a trabajar: usando tren+bicicleta, 40. Sí, el doble.
  • Pero cuando voy en coche lo único que hago es conducir durante 20 mintuos (y enfadarme, de vez en cuando). En el tren tengo 20 minutos para leer, y luego 15 para andar en bici (los otros 5 son para llegar a la estación, esperar y similares).

Es decir: en tren+bici tengo más tiempo para hacer lo que yo quiero (35 minutos). En el coche escucho música, pero no lo disfruto igual, por lo que esos 20 minutos los paso haciendo algo que no me gusta tanto.

Otros

Lo más importante de moverme así, para mí, es que antes de llegar a trabajar ya he hecho “algo”. He leido y he andado en bicicleta, 2 cosas que me gustan muchísimo. Algunos dicen que duermo menos así; yo sin embargo que aprovecho mejor el tiempo.

Además, usando el transporte público nunca llego a tarde a trabajar. Cuando uso mi coche, sin embargo, me cuesta mucho despegarme de las sábanas…

Hay 2 comentarios

Añade el tuyo
  1. 1
    jesus lizarraga

    Muy interesante, Ángel
    Es cierto que una única persona no va a tener un gran impacto en el medio ambiente, pero si lo mismo lo hacen 100.000 o un millón de personas muchas cosas cambiarían.
    Es curioso que el transporte público no sea mucho más barato que el coche, sólo veo dos soluciones a eso: reducir el precio del transporte público o elevar el precio del combustible 😛 Soy de los que piensan que el precio del combustible es bajo, si no, no me explico que que haya gente que vaya a comprar el pan en coche.
    Ánimo, sigue así que entre todos salvamos el planeta
    jesus

    • 2
      Ekoingeniaritzak

      Gracias por leer!
      La verdad es que es un tema complicado. Soluciones posibles: prohibir el tráfico en ciudades (con matices); ventajas de todo tipo al uso de transporte público; menos macro-infraestructuras, más vehículos pequeños y adaptables…
      Desgraciadamente, hay mucho “politiqueo” e interés económico detrás de todo esto. El ejemplo de Gipuzkoa es doloroso: usar la autopista todos los días para hacer un Donosti-Arrasate cuesta 28 euros al mes (sin contar la gasolina), usar el transporte público (usando Mugi) ronda los 7.5 euros al día, es decir, 150 euros al mes usándolo de lunes a viernes.
      En el fondo, lo que hace falta son ganas. A ver quién le dice a los grupos Volkswagen o PSA que van a vender menos…
      Mientras, seguiremos intentando hacer lo que podamos!!

Hay 1 comentario