El síndrome del impostor


Somos muchos los que nos hemos sentido así alguna vez. No un día o dos, sino durante una larga temporada: pensamos que no valemos para nuestro trabajo y le hacemos creer a nuestro cerebro que somos unos impostores.

Hombre o mujer, joven o mayor, nadie está a salvo. Le decimos a nuestra cabeza “yo no valgo para eso”, repetimos hasta creerlo que “yo estoy no sé hacerlo y los demás sí”, tenemos miedo de que “algún día me pillarán, yo no sé nada sobre lo que hago” o “todo es fachada”.

Si alguna vez te has sentido así, no eres el único. Esto tiene un nombre: el síndrome del impostor. Tú sabes tanto como los demás, recorres el mismo camino y sigues el mismo proceso que los demás, aprendes a la misma velocidad que el resto… pero no lo crees.

Este síndrome no dura para siempre en palabras de los expertos, y se puede “pasar” por sí mismo. No es una enfermedad, pero de no cuidarlo puede derivar en ansiedades y otros efectos. Necesita la ayuda de los de alrededor, pero también sinceridad con uno mismo. No tiene relación con la capacidad de aprendizaje o con las asignaturas aprobadas, ni tampoco con demostrar que sabes, o con trabajar mucho y conseguir malos resultados. Eso es otra cosa; esto está en tu mente, y es independiente.

Todos hacemos cosas bien y cosas mal. Nunca 2 personas trabajarán exactamente lo mismo, ni realizarán el mismo nivel de esfuerzo para conseguir los mismos resultados. Pero este síndrome no va de eso: esto trata nuestra salud mental.

Por último: ¿sabéis a quién afecta sobremanera este síndrome? A las personas en ambientes de aprendizaje. Tanto alumnos como profesores.

Cuídate. Y cuida a los de tu alrededor.

Hay 1 comentario

Añade el tuyo
  1. 1
    Paul

    Muy bueno el articulo. La verdad es que en el ambiente de aprendizaje exista siempre el estres de que no “vales”…pero asi es la vida misma: totos los dias aprendes algo nuevo y tienes que ir para adelante. Me acuerdo que la primera vez que he trabajado detras de una barra, no tenia ni ideea de como se hace un cafe…pero ya despues de 3 dias, hacia un latte machiatto perfecto! Gracias por compartir este articulo!

Responder a Paul Cancelar respuesta